Según el Doctor Sigmund Freud, las etapas de la personalidad psicosexual son:

Etapa oral (0-1 año):

La primer satisfacción y placer que siente el niño al nacer es el de succionar el pecho de su madre. Es por eso que la zona placentera durante el primer año de vida del bebé es la boca.

etapas desarrollo psico sexual 6

Etapa anal (2-3 años):

En esta etapa la zona erógena del niño es el ano, es decir, el placer de la expulsión del excremento u orina tiene que ver con la satisfacción de eliminar la tensión que produce la retención. Para que el niño supere esta etapa para pasar a la siguiente, debe de aprender a controlar sus esfínteres. El autocontrol del excremento es señal de que el niño ya no se deja llevar por el placer inmediato.

etapas desarrollo psico sexual 14

Etapa fálica (4-5 años):

Cuando nos referimos a las etapas sexuales, recordemos que nada tiene que ver con la sexualidad placentera entre adultos. Es en la etapa fálica en donde el niño comienza a explorar sus genitales. Es en el cuarto o quinto año de edad que de está manera, el niño aprende que existe una diferencia entre hombre y mujeres. Es cuando los niños descubren que los papás tienen pene y las mamás no. Es por eso que a está edad los niños comienzan a preguntar mucho sobre el origen de los bebés.
Es durante la etapa fálica en donde el niño debe superar a los dos grandes complejos. En los hombres, el complejo de Edipo y para las mujeres el complejo de Electra.

etapas desarrollo psico sexual 18

Etapa de latencia (6 años – Pubertad):

En esta etapa, la pulsión sexual queda dormida o latente. Es en esté periodo en donde los niños comienzan a relacionarse con otras personas. El niño comienza a descubrir el mundo, la etapa del aprendizaje, jugar con amigos, etc.

etapas desarrollo psico sexual 26

Etapa genital (Pubertad):

En la etapa genital, es cuando el pre- adolescente comienza a sentir impulsos sexuales hacia su zona genital. La satisfacción es de un placer heterosexual.

etapas desarrollo psico sexual 30

La teoría del psicoanálisis, explica que cuanta menos pulsión sexual se haya fijado en etapas anteriores, la vida sexual adulta se vivirá mucho mejor.